Comprar un detector térmico tiene claras ventajas. Te señalamos las más importantes para que puedas elegir la que más se adapte a tus necesidades.
Esta herramienta puede ser para uso doméstico y profesional, y te permite detectar fugas de calor o entradas de corrientes frías de aire, que impiden que los espacios se climaticen correctamente. Detectarlo es importante porque lograrás a largo plazo, un ahorro de energía tanto por la calefacción como por la refrigeración. Es muy fácil de usar y trabaja con gran precisión.
Esta herramienta también puede permitirte localizar nidos de animales en las paredes, gracias a los sensores infrarrojos que capturan las fuentes de calor.
En el caso de las cámaras termodetectoras, estas reflejan en su pantalla la imagen del sujeto que emite la temperatura. En la mayoría de los equipos el color rojo representa las elevadas temperaturas y el color azul las corrientes de aire frío.

Autonomía: Estas herramientas son equipos portátiles, ya que no requieren cables ni enchufes. Los modelos más simples usan baterías alcalinas, pero también están los que emplean baterías de iones de litio. Hay modelos que combinan la doble alimentación, pilas y batería de litio según necesidad.
Conectividad: Según tus necesidades, también puedes encontrar modelos de detectores térmicos que podrás conectar a tu ordenador o tablet. Que integran conexión micro USB y tarjetas de memoria para guardar las imágenes de las fugas térmicas y transmitir los informes por ordenador. También hay modelos con acceso a aplicaciones para poder visualizar los datos importantes en tu móvil.
Pantalla: Estos dispositivos tienen pantallas pequeñas pero con buena resolución para poder visualizar los datos recogidos. Es importante que que incluya de iluminación LED, porque esto te garantizará una buena lectura de la información en sitios con poca o ninguna iluminación propia.
Margen de medición: Esta funcionalidad determina los niveles de temperatura que puede medir tu detector térmico. En el caso de los dispositivos termodetectores pueden registrar temperaturas mínimas de -25º a -50ºC, ideal para encontrar zonas húmedas en las que se forma. Mientras que la temperatura máxima que registran puede ser hasta +1000ºC.